#Consejos para papás

Psicología perinatal, una herramienta para tu maternidad

psicologia-perinatal_1048x964

La maternidad y todo lo que conlleva desde la noticia de convertirse en madre o padre puede poner el mundo de cabeza, un hijo le da un giro de 180 grados a nuestra vida.

Afortunadamente, existe una alternativa para cuidar de la salud mental y del bienestar de la mamá, del papá y del bebé en camino.

¿Qué es la psicología perinatal?

La psicología perinatal es una rama de la psicología que vela por el bienestar emocional de la mujer embarazada, los padres al hacer frente a su paternidad, al parto y a los días posteriores a este, por lo que también resulta beneficiosa para el bebé.

Es decir, es el acompañamiento psicológico que se requiere para procurar la salud mental de la familia ante la llegada de un bebé a este mundo.

Aún si la maternidad/paternidad fuera extremadamente deseada, la idea de convertirse en padres puede poner sobre la mesa la necesidad de apoyo psicológico.

Esto no es para menos, la llegada de una nueva vida puede hacer que los papás descubran temores, necesiten técnicas de relajación o de manejo de estrés o simplemente requieran de preparación psicológica por la paternidad en desarrollo.

Por otro lado, los cambios emocionales, el proceso de duelo por la pérdida de un bebé, un parto complicado o la preocupación excesiva por el rol de la maternidad, la depresión posparto también pueden orillar a los padres a buscar psicólogos perinatales.

Psicología, embarazo y maternidad

Un embarazo impacta directamente la vida de la mamá, no sólo el bebé crece en el interior de su cuerpo, los cambios hormonales que presenta la madre para lograr el embarazo alteran el estado físico de la madre, sólo por mencionar un ejemplo, las náuseas durante el embarazo.

¿Qué es la psicología en el embarazo?

Si al trabajo del sistema endócrino por cuidar del embarazo, le sumamos los pensamientos de la madre, los factores específicos de su embarazo y las condiciones sociales con las que vive, el acompañamiento psicológico que la ayude a sobrellevar su embarazo será una buena idea.

Además, el embarazo, sólo es el principio, las semanas de gestación con sus peculiaridades, el parto, dificultades en la lactancia, el posparto y todo lo que conlleva la maternidad, son experiencias en las que se puede entender que se requiera el apoyo de esta área de la psicología.

¿Cómo se relaciona la psicología con el embarazo?

La psicología perinatal puede cumplir los siguientes ámbitos:

  1. Dar herramientas para gestionar las emociones que surgen por el embarazo, el parto o por ser madre o padre de una nueva personita.
  2. Ayudar a la mamá o al papá a trabajar su ansiedad, depresión, estrés o miedos irracionales a raíz de su maternidad/paternidad.
  3. Ser un acompañamiento para enfrentar alguna situación específica del embarazo, salud del bebé en camino o rompimiento familiar.
  4. Preparación emocional por los cambios que se están generando y se van a generar con la maternidad.
  5. Acompañamiento para una mamá que tuvo un parto distinto al esperado, por ejemplo, haber tenido cesárea cuando quería parto natural.
  6. Acompañamiento por un duelo, infertilidad, aborto o nacimiento de manera prematura.
  7. Apoyo para reponerse emocionalmente del parto.
  8. Acompañamiento para fortalecer el vínculo entre la mamá/papá y el bebé.
  9. Recomendaciones para el cuidado de un bebé sin caer en la sobreprotección.
  10. Tratamiento por la depresión posparto.

Los aspectos psicológicos mencionados anteriormente pueden ser tan específicos y particulares como el de cada mamá o papá que procure su salud mental por medio de esta especialidad de la psicología.

El trabajo que se hace en un proceso psicológico puede ser, por momentos algo desafiante, pero cuando se trabaja en uno mismo y se tiene el compromiso por el bienestar emocional resulta fortalecedor, los resultados son más que satisfactorios, brindan paz, claridad y amor a la persona y a su entorno.

La maternidad/paternidad, un hermoso (y enorme) desafío

Muchos padres experimentan diferentes emociones cuando se agranda la familia, además, cada etapa tendrá sus propias complicaciones.

Así como al principio, los bebés lloran porque es su único medio de comunicación o se batalla en la lactancia, después, los problemas son otros, ya no es el llanto que nos hacía preguntarnos si tenía calor o le dolía algo.

Después se trata de la estimulación correcta o correr tras de ellos, después las calificaciones y tareas o las primeras idas a las casas de sus amigos. 

A partir del embarazo, uno es madre o padre durante toda su vida, es un "paquete" que implica muchas decisiones, reflexiones y acciones.

La crianza en edades tempranas es un tema del que mientras más información se tenga para hacerlo de forma genuina y con amor, mucho mejor. La primera escuela de los niños, es su hogar, con los padres aprenden mucho de la vida, del amor, de las relaciones de pareja y de las reglas.

Es con la familia en donde el bebé, el niño o el adolescente aprende sus primeras experiencias vitales de cada etapa, así que contar con el acompañamiento psicológico perinatal favorece un vínculo saludable entre mamás, papás e hijos.

Mientras más tranquilos y seguros estén papá y mamá, mejor estarán sus hijos, ya que tendrán dónde aprender bases sólidas para sus propias emociones.

Procesos psicológicos que necesitamos para la salud mental

Nuestro rol como mamá o papá nos llevará a afrontar nuestros propios procesos psicológicos, la maternidad y la paternidad son espejos que nos hacen ver nuestra propia crianza.

Entonces, así como un embarazo puede ser una situación que reordene prioridades y descubra miedos, otras experiencias de la vida también lo hacen y no siempre antes o después de la maternidad, la vida está ahí, en que a la par de la rutina que surge por la dinámica de nuestra vida, surgen los desafíos con los que podemos conocernos y superarnos.

Problemas y miedos racionales o irracionales respecto al embarazo, maternidad/paternidad, pueden ir y venir, pero con la ayuda de la psicología perinatal tendremos los recursos necesarios para cuidar nuestra salud mental.

Ser padres nos extiende una invitación a llevar una buena relación con nosotros mismos, aprender a gestionar nuestras emociones, librarnos de expectativas escuchando al sentimiento maternal y no lo que marca el "deber ser" y la psicología perinatal, es una herramienta útil para quienes asumimos el papel de ser madre o padre.

¡Mamá, no te olvides de tu salud mental!

Sí eres mamá, no te olvides que no sólo es tu cuerpo el que tiene que ir sanando con el paso de los días, tu vida se está acomodando de una forma diferente y tus prioridades han cambiado.

Es importante que, si sientes que algo te está rebasando o por momentos sientes que la maternidad se te puede ir de las manos, acudas con una psicóloga perinatal y atiendas tu salud mental.

El desgaste físico, los cambios hormonales, las nuevas rutinas y responsabilidades, pueden intervenir en tu vida en muchos niveles, si requieres ayuda, pídela.