#Consejos para papás

Principios básicos de la crianza respetuosa

crianza-respetuosa_1048x964

Estilos de crianza hay muchos, cada familia puede construir el suyo, sin embargo, las madres y los padres que tengan presente la crianza respetuosa, podrán disfrutar de mejores resultados, además de darles a sus hijos una forma de vida en la que sus sentimientos siempre importen.

¿Cómo podrías describir el tipo de crianza que estás dando en casa? ¿Cómo aplicas la disciplina para que tus hijos obedezcan? ¿Cómo reaccionan tus pequeños cuando les señalas alguna obligación? ¿Qué haces para hacerlos sentir aceptados y amados?

La crianza respetuosa es un tipo de crianza que puede funcionar como un puente que une a la armonía con el cumplimiento de los deberes, es decir, la crianza respetuosa permite crear un equilibrio entre el amor incondicional, la empatía y el respeto con las obligaciones y los límites.

Si bien, la edad de los hijos puede ser un factor que determine la comunicación, hay elementos que nunca deben perderse de vista.

¿Qué es la crianza respetuosa? UNICEF lo explica

Para basarnos en una definición, retomamos la de El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), "se trata de una crianza libre de violencias que, a partir del trato respetuoso desde la educación, cuenta con mejores probabilidades para ser efectiva, saludable, adecuada y promover, no solo los aprendizajes necesarios, sino el bienestar psicológico de los hijos e hijas".

La crianza respetuosa buscará que, a través de la comunicación asertiva, el respeto y el cariño, se establezcan límites y se cumplan acuerdos que favorezcan el bienestar emocional de los menores, la convivencia, el aprendizaje, el desarrollo, además del fortalecimiento de los vínculos afectivos.

Es decir, la crianza respetuosa elimina del panorama algún tipo de violencia o castigo físico, los gritos o el llanto de miedo y fomenta una interacción pacífica, consciente y saludable entre padres e hijos.

Importancia de la crianza respetuosa

Para entender más acerca de la importancia de esta forma de crianza en los niños, podemos echar un vistazo a los números que comparte UNICEF en cuanto a violencia doméstica, "según la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Mujeres (Instituto Nacional de Salud Pública, 2015), en México, 6 de cada 10 de niños, niñas o adolescentes de entre 1 y 14 años han experimentado algún tipo de disciplina violenta o maltrato en su hogar".

Sin embargo, "solamente 1 de cada 20 padres, madres y tutores aprueban abiertamente el castigo físico, pero 3 de cada 10 padres y madres le han pegado a sus hijas o hijos estando enojados o desesperados".

¿Los golpes y los gritos educan?

Un bebé y un niño que es "educado" con base en faltas de respeto como insultos o sufre algún tipo de violencia física o verbal, puede comenzar a tener problemas de comportamiento y, más allá de su conducta, se crean heridas profundas en su autoestima,"gritar y pegar nunca da buen resultado, y a largo plazo puede empeorar las cosas en lugar de solucionarlas. Pegar y gritarle con frecuencia a un niño puede incluso afectarle adversamente durante toda su vida", advierte UNICEF.

Además, las consecuencias del maltrato no son sólo físicas o psicológicas, "el 'estrés tóxico' continuo que estas situaciones generan puede derivar en una serie de consecuencias negativas como el abandono escolar, la depresión, el abuso de drogas, el suicidio y enfermedades cardíacas", agrega la institución.

En este sentido, es importante que como padres o cuidadores, nos informemos, preguntemos, rompamos patrones y tratemos de educar con respeto y amor, no con intolerancia o siguiendo maneras de crianza dañinas.

"Las personas cuidadoras necesitan ayuda para aprender las habilidades necesarias para una crianza positiva y la evidencia muestra que cuando madres y padres tienen la oportunidad de aprender sobre el apego, la reducción del estrés, y la resolución de problemas, entre otros temas, es más probable que formen relaciones positivas y saludables con sus hijas e hijos, quienes a su vez podrán tener un mejor desarrollo", explica la UNICEF.

¿Cuáles son los principios de una crianza respetuosa?

Los principios de la crianza respetuosa son el respeto, el amor incondicional y la empatía. Es decir, criar a nuestros hijos con respeto,  de una forma amorosa en la que sientan que sus sentimientos son válidos.

  • Todos los menores tienen el mismo derecho que los adultos de ser respetados, siendo bebés, niños, adolescentes o adultos. El respeto es un derecho que debería estar presente en los ambientes familiares.
  • El que las niñas y los niños se sientan amados generará vínculos fuertes entre padres e hijos. 
  • La empatía facilita los canales de comunicación y una convivencia armoniosa.
  • Igualdad, los niños y los adultos tienen los mismos derechos de ser ellos mismos, de ser respetados son ser quienes son y ser amados también, por ello.

¿Cómo lograr una crianza respetuosa?

Con lo que ya te hemos contado, ¿se te ocurre cómo lograr una crianza respetuosa?

Para nosotros, las bases de una crianza respetuosa son la paternidad positiva y en la disciplina positiva, son dos conceptos que han tomado fuerza entre los expertos y entre los padres de familia que están intentando crear conexiones más amorosas, significativas y funcionales con sus hijos.

Bases de la crianza respetuosa

Disciplina positiva

La disciplina positiva nos recuerda la importancia de poner límites pero desde el respeto y el amor.

"El enfoque de la disciplina positiva, en lugar de centrarse en el castigo y en lo que no se debe hacer, pone el énfasis en generar una relación saludable con tu hijo y en fijar expectativas referidas al comportamiento", explica la UNICEF.

Es decir, en lugar de verte como la figura de autoridad, que impone lo que se debe o no hacer, propone crear lazos cercanos con los hijos que aporten motivación para que se cumplan las reglas o acuerdos familiares.

Por poner un ejemplo, no es lo mismo amenazar con golpes al pequeño si no se come el brócoli, a tratar de convencerlo con que, después del brócoli, va a tener superpoderes para aguantar el frío de un poco de helado como postre.

¡Ojo! La disciplina es sólo una parte de la crianza, ser padres o cuidadores encargados de educar a nuestros hijos desde bebés es esencial, sin embargo, el acompañamiento, la orientación por las costumbres sociales y el reconocimiento de las propias necesidades, también es parte de fundamental de ejercer nuestra maternidad/paternidad.

Paternidad positiva

Si se trabaja en mantener límites claros, que estén enfocados en el bienestar y en el desarrollo de los hijos, la manera de establecerlos no es con intimidación o imposición, sino con calidez y cercanía.

En un documento del El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de las Familias (DIF), se explica que la paternidad positiva,

"Promueve entonces, vínculos afectivos sanos, protectores y estables, proporciona un entorno educativo estructurado en rutinas y hábitos, a través de los cuales se transmiten de modo flexible normas y valores, proporciona estimulación, apoyo y oportunidades de aprendizaje, se basa en el reconocimiento de los logros y capacidades de las hijas e hijos y en su acompañamiento en la vida cotidiana, todo ello en un entorno libre de violencia física, verbal y emocional".

Es decir, el día a día de los hijos lleva disciplina, reglas y objetivos por cumplir, pero no por ello, deben vivir bajo presión, con estándares rígidos y supeditados a exigencias y expectativas de los padres.

La crianza basada en la obediencia como único sustento, también puede crear consecuencias negativas que se irán observando mientras se avanza hacia la vida adulta.

Recuerda, los sentimientos de tus hijos importan, tus sentimientos importan, tanto ellos como ustedes, tienen los mismos derechos de ser amados y aceptados, como personas adultas, tienen la opción de crear un espacio seguro en donde la empatía, tolerancia y respeto dicten las maneras de trabajar en equipo, ser una familia.

La disciplina y la paternidad positivas son claves de la crianza respetuosa.

¿Cómo aplicar la crianza respetuosa?

  1. Amor y respeto. No esperes obediencia por ser la figura de autoridad, mejor construye una relación cercana y amorosa para que tus hijos tengan disposición de participar en sus tareas para mantener una convivencia agradable contigo.
  2. Busca alternativas que se adapten y funcionen para tu familia. Quizá debas trabajar en tu paciencia, pero valdrá la pena, tú disfrutarás de los frutos de ese trabajo emocional, mientras tus hijos ven nuevas formas de aprender y conocerse a sí mismos, mientras cumplen con sus obligaciones. Por ejemplo. Si no apagan la televisión cuando tú se los ordenas de un momento a otro, intenta decirles que podrán ver sólo una hora de televisión en el horario que ellos elijan.
  3. Habla con claridad, firmeza y consideración. Da órdenes claras y firmes, pero no de forma despectiva o autoritaria, Trabaja en encontrar ese equilibrio.
  4. Pasa tiempo de calidad con tus hijos. En otra nota te contamos de la importancia que tiene la presencia plena para generar una buena relación con tus hijos, da click aquí para leer más al respecto.
  5. Reconoce lo que hacen bien. No sólo te enfoques en sus errores o en lo que aún no hacen bien, es importante que les reconozcas sus avances, los elogies y los hagas sentir confiados en sus logros.
  6. Explica la importancia que tiene que ellos cumplan con lo que les pides. No se trata de imponerte y que ellos obedezcan con una personalidad sumisa, sino que, día a día, conforme tienen más edad, les expliques las consecuencias de sus actos y decisiones.
  7. Habla en positivo. Es decir, no le digas "no dejes tus juguetes en la sala", dile lo que necesita hacer, "pon los juguetes en su lugar".
  8. Sé sincera y di las cosas por su nombre. Trabaja en tener una relación sincera contigo y con tus hijos.
  9. Escúchalos y obsérvalos. La retroalimentación es importante, escucha lo que tus hijos tengan que decir y quieras compartirte, evita los prejuicios y conoce a esas personitas que se van formando librándolos de tus expectativas.
  10. Escucha su opinión. Si ya es posible debido a su edad, pregúntales su opinión acerca de lo que quieren/deben hacer. Escucharlos no significa que tú debas cumplir todas sus demandas, pero sabrán que su opinión importa y fue escuchada, aún cuando no haya sido considerada pues como papá tú debes tomar ciertas decisiones.
  11. Valida sus emociones. Ellos no tienen por qué sentir lo mismo que tú y lo que sienten es válido. Se trata de ayudarlos a gestionar sus emociones no a suprimirlas.
  12. Sé firme, pero no severa; sé flexible, pero no permisiva; sé abierta, pero respeta la intimidad; sé amorosa, pero no olvides poner límites.

¿Cómo puedo promover una crianza respetuosa en mi hogar?

Necesitarás hablar con todos los adultos involucrados en el cuidado de tus hijos, es un estilo de crianza que involucra todo, el tiempo juntos, que sea tiempo de calidad, la forma de hablar y pedir las cosas, el reconocimiento al cumplirlas, las rutinas, la organización familiar y las obligaciones por cumplir, incluso, la participación de cada miembro en las tareas colectivas.

Por supuesto, los adultos pueden liderar la crianza, pero los hermanos mayores, adolescentes o no, podrán poner su granito de arena y será más fácil si ellos, en sus primeros años, también tuvieron este tipo de interacción.

La crianza respetuosa no se trata de ser permisiva con tus hijos y decirles que sí a todo con tal de que ellos no sientan frustración, tristeza o enojo.

Se trata de dirigirte a ellos con respeto, entendiendo que tienen su personalidad y están formándose un criterio, a final de cuentas, es a través de tus palabras y hechos que ellos también entienden el mundo.

Hazlo sin miedo y con tus propias convicciones

Como padres, a veces, podemos tener dudas de si lo que estamos haciendo es bien, por eso, es importante que platiquen al respecto, incluso, si están separados o afrontando un divorcio.

Ambos sean explícitos en lo que desean para sus hijos, los valores que esperan inculcar y la manera de sobrellevar los aciertos y aprendizajes de los que están explorando y conociendo el mundo teniéndolos como guías.

No tienen que hacer la paternidad según nadie, sino crear su propia filosofía, una que los haga felices, les dé paz y satisfacción mientras sus hijos crecen, aprenden y se desarrollan con salud física, mental y emocionalmente.

¡Una familia es un equipo! 

Como familia forman un equipo, los padres son los capitanes de ese equipo, pero no son más o menos importantes, sólo son los líderes porque tienen alguna actitud que resalta, la experiencia requerida y mayor facilidad para desenvolverse en el rol.

Los hijos no son subordinados, necesitan entender que tú eres la mamá o el papá y que si deben obedecerte no es porque seas la figura de autoridad, sino porque con tu experiencia, puedes tener más perspectiva para hacer las cosas de la mejor manera a favor de su bienestar.

Recuerda que ellos no tiene por qué ver el mundo cómo tú lo ves, ellos están en un proceso de maduración, no les importa si se van a acostar con los dientes sucios, sino dormir al lado de su juguete favorito, eso no los hace ser "malos", sólo ser niños.

Ellos le dan valor a lo que consideran importante según su edad, ellos no ven el mundo como tú lo ves y si tú lo permites, esto puede ser una gran ventaja, no un problema.

¿Cómo poner límites crianza respetuosa?

Cada familia tiene sus propios contextos con sus propios límites, al ser algo tan subjetivo, no hay una fórmula exacta, sin embargo, lo siguiente puede ser de ayuda para aplicar la crianza respetuosa.

  • En vez de exigir, haz propuestas
  • Piensa antes de hablar, si lo que vas a decir no se lo dirías a un amigo, entonces, ¿por qué se lo dirías a un hijo?
  • No sobornes, explica las ventajas de ser responsable.
  • No amenaces
  • No grites
  • Pregúntale si puedes hacer algo para ayudarlo a que cumpla

No se trata de que hagas las cosas por tus hijos, sino que les generes confianza en ellos mismos, propicies el ambiente y facilites las herramientas necesarias para que ellos cumplan con sus responsabilidades.

¿Dónde estudiar crianza respetuosa?

Si estás interesada en conocer más al respecto, en esta página de la UNICEF podrás encontrar algunos consejos y tutoriales acerca de la crianza respetuosa.

links: 

1: https://www.unicef.org/cuba/midete-crianza-respetuosa#:~:text=Se%20trata%20de%20una%20crianza,de%20los%20hijos%20e%20hijas.

2: https://www.unicef.org/mexico/comunicados-prensa/lanza-unicef-herramientas-de-crianza-positiva

3: https://www.unicef.org/mexico/comunicados-prensa/lanza-unicef-herramientas-de-crianza-positiva

4: https://dif.cdmx.gob.mx/storage/app/media/uploaded-files/V1.4_PorUnaCrianzaRespetuosa.pdf

5 https://www.unicef.org/mexico/buentrato?_gl=1*n7dxef*_ga*MjA5NzE0MjkxNC4xNzE0NDM0ODU2*_ga_ZEPV2PX419*MTcxODgzMjgwNy4xMC4xLjE3MTg4MzI5NjEuNDkuMC4w