MEDICINA DURANTE EL EMBARAZOMarzo 2018

¿Cómo tratarte a ti misma durante el embarazo?

 

Resfrío, una migraña leve… No son solo las dolencias menores del embarazo las que pueden molestar. Las de la vida cotidiana también pueden hacerte una visita. Anhelas algo, pero no sabes qué. Mientras tener cuidado cuando estás embarazada, existen soluciones. Si bien hay que tener precaución cuando estás embarazada, también existen soluciones.

 

 

INFORMACIÓN DE MEDICAMENTOS: UNA PRECAUCIÓN EN CONSTANTE EVOLUCIÓN

"No se recomienda el uso para mujeres embarazadas" es una indicación que sueles leer en la información para prescribir de medicamentos o de otros tratamientos. Más que nada es una precaución, pero ¿por qué? En primer lugar, porque los medicamentos pueden atravesar la placenta a través del sistema digestivo o de la sangre y tocar al feto. En segundo lugar, todavía es difícil explorar todos los efectos secundarios que podrían tener en su bebé. De hecho, no se trata de correr el riesgo de estudiar a mujeres embarazadas. Así que en caso de duda, mejor abstenerse.

 

Sin embargo, algunas observaciones nos permiten aprender un poco más sobre algunos medicamentos, todos los días. Actualmente, los médicos tienen un buen conocimiento de lo que es apropiado o no durante el embarazo. No dudes en consultarlos, pues ellos son los expertos en el tema.

 

Incluso puedes planificar con anticipación y hablar con tu ginecólogo o partera durante tu consulta. A continuación, puedes hacer una lista de posibles tratamientos y medicamentos en caso de padecer las clásicas dolencias cotidianas.

Estos tratamientos cambiarán durante el transcurso del embarazo. Esto es perfectamente normal y debes tener en cuenta esto porque de acuerdo con el crecimiento de tu bebé, algunas moléculas son toleradas en el primer trimestre, pero no en el último, y viceversa.

 

 

El sí y el no para problemas cotidianos menores

Actualmente, esto es lo que podemos saber sobre los medicamentos que solemos tomar regularmente y que a menudo están disponibles sin receta médica:

- No hay problema con paracetamol durante el embarazo. Si se toma dentro de las dosis recomendadas, por supuesto.

¡Y mucho mejor! Por lo general, el paracetamol funciona para todo: leve dolor de cabeza, dolor de muelas, resfriados y fiebre.

- Muy bien los antiespasmódicos. Buenas noticias porque a menudo el embarazo causa dolor de estómago.

- ¿Antibióticos? Contrario a la creencia popular, no están proscritos. Las penicilinas o las amoxicilinas pueden prescribirse en caso de dolor de anginas o cistitis, pero no es el caso de las tetraciclinas, por ejemplo. Dicho esto, los antibióticos siempre están sujetos a la prescripción de un médico, por lo tanto, no tomes nada sin el asesoramiento del  profesional de la salud.

- Se deben evitar los medicamentos basados en codeína, incluida la medicina para la tos. Si es necesario, pregúntale a tu farmacéutico: existen fórmulas sin contraindicaciones.

- Olvídate de los tratamientos para la nariz tapada. Sin embargo, el agua de mar y la solución salina están bien.

- Tampoco se recomiendan los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos como ibuprofeno y aspirina. Ni siquiera ocasionalmente, y en especial desde el sexto mes en adelante. Afortunadamente, se puede usar paracetamol en su lugar.

¿Estás tomando un tratamiento para una enfermedad crónica o específica? Tu médico podrá ajustar las dosis o prescribir otros tratamientos equivalentes durante tu embarazo. ¡Una receta en la que puedas confiar!

 

¿Y para las molestias menores del embarazo?

¿Te están molestando las náuseas o la acidez estomacal durante el embarazo? Ten calma, nada se queda pendiente en el tratamiento de las potenciales afecciones potenciales del embarazo:

- Algunos antieméticos están autorizados. También puedes intentar con tratamientos homeopáticos. La vitamina B6 también puede ayudar a reducirlas. En cualquier caso, no dudes en solicitar el consejo de un profesional de la salud.

- Para la acidez estomacal, puedes tomar un antiácido bajo el consejo de tu médico, por supuesto. Evita las grasas y las comidas picantes, esto también puede contribuir a una mejor digestión.

- ¿Estreñimiento? Un poco de ejercicio físico, por ejemplo, una media hora de caminata, y una dieta basada en vegetales o fibra, podrían ser la solución. Algunos laxantes pueden también usarse, pero siempre bajo el consejo médico.

 

En resumen, existen  muchas soluciones para las mujeres embarazadas... ¡pero nunca te automediques!

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo

ARTÍCULOS RELACIONADOS: