¿Conoces el tipo de piel de tu bebé?Julio 2017

Gracias a los avances científicos podemos conocer a profundidad  la piel, la cual  es una evidencia de nuestra salud. Hay que recordar que no sólo es una capa protectora de agresiones externas.

 

Marcas especializadas en el cuidado de la piel como Mustela,  han desarrollado grandes estudios científicos que nos ayudan a orientar a los pacientes en el mejor tratamiento, inclusive desde el nacimiento.  Gracias a su estudio  EV.E.I.LS: evaluation of early infant life: the skin, sabemos que la piel de un bebé es diferente a la de un adulto,  ya que cuando nacemos la estructura de la piel es frágil e inmadura en los  dos primeros años y naturalmente requiere de mayor hidratación. Por ello es importante usar los productos adecuados para proteger la piel de los bebés, no todos los productos en el mercado que dicen ser para bebés son los ideales para su piel, ya que en lugar de ayudarlos pueden dañar severamente la epidermis.

 

Debemos poner especial atención  en que no contengan conservadores, ftalatos, parabenos y  fragancias que alteren la barrera cutánea. Recuerda que todas  las elecciones que realizan como padres, por mínimas que parezcan, tienen un impacto importante en el bienestar de su bebé.

Como lo mencioné en un inicio, nacemos con un tipo de piel. Esta puede ser normal, seca o atópica, y para cada tipo hay un cuidado especial.  Otra gran aportación del estudio  EV.E.I.L.S  de Mustela,  es el hecho de  que nuestra carga genética determina  nuestro tipo de piel. El caso más claro es el  de las pieles con tendencia atópica, si uno de los padres presentó dermatitis atópica en la adolescencia hay una probabilidad del 50% de heredar la piel atópica a sus hijos;  y si los dos padres o un hermanito presentaron un cuadro de atopia la probabilidad sube entre el 50 y 80% de presentar este tipo de piel.

Pero ¿cómo identifico  el tipo de piel de mi bebé?  Aparentemente todas las pieles son normales, pero no es así, cada una tiene características distintas. La piel normal es suave, brillosa, tersa, con poros cerrados que protege de las bacterias, esta piel requiere una  hidratación duradera. La piel seca es aquella que tiene un aspecto “cenizo”, sin brillo y áspera, para ello requerimos hidratación constante y nutrir la piel con compuestos como el llamado cold cream para estimular los lípidos de la piel.

 

Y por último tenemos la atópica, una piel extremadamente seca debido a la poca producción de  las glándulas sebáceas, se manifiesta  por medio de prurito, comezón y lesiones que  pueden desencadenar otros problemas como la rinitis o el asma. Por ello es necesario encontrar soluciones eficaces y clínicamente probadas que nos ayuden a mantener la piel del  bebé en perfecto estado. Mustela cuenta con una gama completa por tipo de piel que es ideal para hidratar, bañar y consentir a tus pequeños. Su  patente activo llamado “perseosa de aguacate” es totalmente compatible con la piel del bebé, además ayuda a reforzar la barrera cutánea, hidrata la epidermis y preserva la reserva de células madres. Sus texturas ligeras  y delicados aromas son ideales para convertir una rutina en momentos únicos entre padres e hijos. 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo

ARTÍCULOS RELACIONADOS: