Beneficios de darle masaje a tu bebéNoviembre 2018

Por: Karen Zúñiga

Además de ser muy relajantes, los masajes pueden ayudar a nuestro bebé más de lo que te imaginas; de acuerdo con la Asociación Española de Masaje Infantil (AEMI), los masajes aportan grandes beneficios a la salud de nuestro bebé, ya que reducen el estrés, alivian síntomas del resfriado, cólicos, mejoran el tono muscular, estimulan la liberación de la hormona del crecimiento, fortalecen su sistema inmunológico, además de que permiten crear un fuerte vínculo entre madre e hijo. 

Es importante resaltar que debes esperar hasta que el bebé tenga seis semanas para poder darle masaje, pues aún es muy frágil y podrías lastimarlo. Ahora que ya lo sabes, te dejamos algunas recomendaciones para que el masaje de tu bebé sea una experiencia maravillosa.

Prepara el lugar

Un buen momento para el masaje puede ser después del baño, así que prepara la habitación, evita tener ventanas abiertas para que esté cálida, pon música relajante si lo deseas y usa una toalla o el cambiador para que él esté cómodo. 

Manos a la obra

Utiliza aceite de masaje para bebés, de preferencia que sea hipoalergénico para evitar que él pueda presentar alguna irritación. Si tu pequeño tiene piel sensible, es mejor utilizar solo los productos que te haya recomendado su dermatólogo. 

Coloca el aceite en tus manos y caliéntalo un poco para que no le dé frío al bebé, para brazos y piernas el procedimiento será el mismo, con movimientos circulares masajea de arriba hacia abajo, primero usa una mano y después las dos; toma sus pies y muévelos en círculo delicadamente, con tus pulgares masajea las plantas de sus pies y el empeine, lo mismo con las manos.

Después masajea el pecho con las palmas hacia abajo con movimientos circulares, puedes frotar su pancita también siempre y cuando no le cause cosquillas. Una vez que masajeaste todo su cuerpo por enfrente, ponlo boca abajo para darle masaje en su espalda, asegúrate que su cabeza esté cómoda, ahora con la yema de tus dedos acaricia toda su columna y dale masaje en círculos con movimiento descendente, para finalizar, acarícialo de la cabeza hasta los pies. 

 

Luego del masaje, vístelo y deja que se acurruque en tus brazos, verás a tu bebé más tranquilo y relajado; recuerda que entre más cariño le des a tu bebé será más fuerte y seguro de sí mismo, además tus caricias lo ayudarán a desarrollar rápidamente sus sentidos, así que tócalo, habla con él, escúchalo balbucear, muéstrale lo que hay a su alrededor, no hay nada más importante que cuidarlo y darle todo tu amor.

Fuente de información: http://www.masajeinfantilorg/

Opina sobre este artículo

Mandar por correo