Zona irritada

Introducción

La piel de tu bebé cuenta con un capital celular único, pero también es delicada e inmadura: aún no desempeña íntegramente su función de barrera protectora y, por lo tanto, puede irritarse fácilmente. Pueden aparecer zonas rojas, secas o agrietadas sobre los contornos de la boca (en especial si utiliza un chupón), en los pliegues (cuello, axilas, ingle, etc.), sobre el pulgar (si se lo chupa), detrás de las orejas o en las manos, en especial cuando hace frío. Si tu bebé presenta estos síntomas, es importante cuidarlo para preservar su riqueza celular,  aliviarlo de esta incomodidad y evitar el riesgo de infección.

> Cómo prevenir las irritaciones
> Cómo tratar irritaciones existentes
 

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo