La piel seca con tendencia atópica

Adoptar buenos hábitos

Si tu bebé presenta signos de una dermatitis atópica, es importante tratarlo: un cuidado adaptado, guiado por tu médico, contribuirá a mejorar su calidad de vida, así como la tuya. Este cuidado se basa en la asociación de tratamientos con medicamentos (de ser necesario) y de productos de cuidado dermocosméticos específicos para el uso cotidiano. De forma paralela, tomar precauciones alimentarias y de higiene puede contribuir a aliviar a tu hijo:

- Higiene y baño

  • Corta sus uñas regularmente, para evitar que se rasque.
  • Baña o ducha a tu bebé rápidamente (de 5 a 10 minutos), en agua tibia (36ºC), usando productos lavantes sin jabón y sin perfume. Evita utilizar guantes de limpieza.
  • Seca a tu bebé delicadamente, sin frotarlo, con una toalla 100 % algodón.
  • Hidrata la piel de tu bebé después del baño con una crema emoliente adaptada.
  • Al cambiar o bañar a tu bebé, usa el agua limpiadora sin enjuague, adaptada a las pieles atópicas.


- En la casa

  • Humidifica el cuarto y evita sobrecalentarlo (no más de 19ºC o 20ºC).
  • No fumes.
  • Ventila y pasa la aspiradora con frecuencia; combate el polvo y los ácaros (alfombras, peluches, etc.).
  • Evita el contacto con los animales domésticos.


- Ropa

  • Usa ropa interior 100 % algodón. Evita la lana y los materiales sintéticos en contacto directo con la piel.
  • Usa un detergente suave y evita los suavizantes.


- Alimentación

  • Se recomienda seguir con la lactancia materna el mayor tiempo posible.
  • Diversifica la alimentación después de los 6 meses.
  • Retarda la introducción en su alimentación de alimentos llamados «alergizantes», como el huevo o ciertos pescados.
     

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo