Expediente: estrías

Estrías y embarazo

La aparición de estrías está esencialmente relacionada con factores hormonales. Determinadas hormonas (cortisol, estrógenos) perturban la estructura y el funcionamiento de los fibroblastos, las células que permiten la síntesis de las fibras de elastina y de colágeno en la dermis. Estas fibras desempeñan una función muy importante para el sostén de la piel: aseguran la resistencia a los estiramientos y la elasticidad cutánea. Por el efecto de las hormonas, disminuye su cantidad y su calidad, lo que debilita la piel.

El estiramiento importante y brusco de la piel durante el embarazo también desempeña una función clave en la aparición de estrías: debilitada por las hormonas, es cada vez más vulnerable a una distensión que supera las capacidades de elasticidad.

Además de la influencia hormonal y las tensiones cutáneas,  otros factores de riesgo pueden favorecer la aparición de estrías durante el embarazo:


Los embarazos jóvenes: las mujeres embarazadas menores de 25 años tienen mayor riesgo de desarrollar estrías.
El peso: un aumento de peso muy rápido y significativo durante el embarazo, o un Índice de Masa Corporal elevado antes del embarazo, también favorecen la aparición de estrías.
 

Los antecedentes personales o familiares de estrías también deben tenerse en cuenta.
Por último, si el peso del bebé es elevado al nacer o si nace a término, o después de término, corres un mayor riesgo de tener estrías.
 

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo