El baño

Después del baño

  • Abriga rápidamente a tu bebé con la toalla, y luego sécalo suavemente, sin frotar. Ten especial cuidado con las pompis y los pliegues (muslos, axilas, cuello, pies, etc.).
     
  • Hidrátalo masajeando su cuerpo con una loción corporal o con un producto a base de Cold Cream, si tiene piel seca. Cuando dispongas de más tiempo, no dudes en prolongar el masaje para su placer y el tuyo.
     
  • Para perfumarlo suavemente, puedes utilizar unas gotas de agua de tocador sin alcohol, para vaporizar sobre su cuero cabelludo.

 

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo