El embarazo para el papá

Tu participación en el embarazo

A partir de las primeras semanas de embarazo, tu pareja siente en todo su cuerpo los cambios que se están produciendo. Todo te resulta abstracto, y a veces es difícil estar tan involucrado como ella a la espera del gran día.  pequeños detalles  podrán ayudarte a tomar conciencia de tu futura paternidad y a demostrarle tu compromiso a la futura mamá.
 

  • Si puedes, acompáñala a sus citas de seguimiento del embarazo con el ginecólogo o con la instructora de psicoprofilaxis. De esta forma, podrás realizar preguntas y también escuchar los consejos y recomendaciones que recibe tu pareja. A partir del segundo mes de embarazo, también podrás oír los latidos del embrión que se está gestando en su vientre. Es un sonido mágico y emocionante que te ayudará a tomar conciencia de la realidad del embarazo.

 

  • Asimismo, intenta estar presente en las tres ecografías principales. De esta forma, podrás ver a tu bebé, percibir sus movimientos, y observar que está activo y lleno de vida. En cada examen, no dudes en hacerle preguntas al médico o en pedirle que te muestre nuevamente imágenes de tu hijo, si así lo deseas.

 

  • Al elegir el método de preparación para el parto, ten en cuenta la haptonomía: definida como la ciencia de la afectividad y que ofrece un lugar privilegiado para el futuro papá. Las sesiones pueden iniciarse cuando tu pareja comienza a sentir los movimientos del bebé. La haptonomía, que se basa en dialogar con tu hijo a través del contacto, te ofrece un método único para entablar una comunicación afectiva con el bebé.

 

  • No dudes en participar en la elección de la maternidad. Aunque por lo general esta decisión recae en la futura mamá, en función de su proyecto de parto, puedes ofrecerle tus consejos: la presencia de los papás durante el nacimiento, en la sala de partos y durante la estadía en la maternidad son temas importantes tanto para el papá como para la mamá. Es importante respetar el lugar que deseas tener junto a ella durante y después del nacimiento, para ayudarte en tu nueva paternidad.

 

  • Cuando tu pareja comience a sentir los movimientos del bebé, intenta percibirlos tú también colocando la mano en la parte baja de su vientre. Al principio, no esperes grandes movimientos: sentirás una presencia que llena tu mano o una sensación comparable a pequeñas burbujas que estallan. Si no puedes percibir nada, ten paciencia e inténtalo nuevamente en unos días.

 

  • Una vez que consigas sentir a tu bebé, dedícale un momento de tranquilidad para afianzar la comunicación entre ustedes, de ser posible, todos los días. No solo podrás tocarlo a través del vientre, sino también hablarle, hacerle escuchar música, etc.

 

  • Para proyectar tu vida en el futuro con tu bebé, involúcrate en la preparación material de su llegada: encárgate de pintar la habitación, participa en la elección de los muebles o del cochecito que los llenará de orgullo cuando paseen a su bebé. Tu pareja se sentirá emocionada de verte tan involucrado.


 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo