Cómo cargar a tu bebé

Diferentes modos de cargarlo

  •  Los porta-bebés clásicos o «canguro»: son muy fáciles de colocar; son prácticos, pero no respetan la posición natural de los bebés que reposan sobre sus partes genitales, con la espalda recta y las piernas colgando. Por lo tanto, es preferible no utilizarlos más de 30 minutos seguidos.
     
  •  Los porta-bebés fisiológicos: tienen las mismas características prácticas que los porta-bebés clásicos, pero permiten a tu bebé acomodarse en la posición fisiológica, más cómoda y más adecuada para el desarrollo de sus caderas. Los largos tirantes acolchados y sus cinchas regulables te permiten llevar a tu bebé de forma muy cómoda.
     
  • Las fajas: un largo trozo de tejido (de 2,5 m a más de 5 m) de una tela particular, la faja es el modo de cargar a un bebé más polivalente. Al variar los nudos, permite llevar a tu bebé sobre el vientre, la espalda, las caderas o recostado como en una hamaca durante los primeros meses. Regulable a medida, te garantizará una gran comodidad, siempre que manejes el arte de hacer nudos.
     
  • Las hamacas o «slings»: rectángulos de tejido serrados con anillos, están diseñados para una carga asimétrica sobre la cadera. Poco voluminosos y fáciles de utilizar, puedes colocarlos en tu bolso de mano por si debes cargar a tu bebé de forma improvisada.
     
  • Los porta-bebés chinos o «meï taï»: rectángulos de tejido adornados de cuatro correas que salen de los costados, permiten acomodar fácilmente a tu bebé contra tu vientre o sobre tu espalda. Al doblarse, ocupan muy poco lugar.

 

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo