Cómo cargar a tu bebé

Beneficios de cargarlo

  • Al cargar a tu bebé satisfaces la intensa necesidad de contacto de los bebés y le permites adaptarse poco a poco a su nuevo entorno. Asimismo, esto favorece la consolidación de un vínculo afectivo profundo entre la madre (o el padre) y el bebé.
     
  • También estimula la tonicidad muscular del bebé y el buen desarrollo de sus caderas.
     
  • Las fajas y los porta-bebés preservan tu libertad de movimiento. Si tu bebé tiene dificultades para permanecer recostado los primeros meses de vida, es la solución ideal para permitirte continuar con tus actividades sin dejarlo llorando.
     
  • Al cargarlo verticalmente, su vientre bien apretado contra el tuyo, tu bebé hará la digestión más fácilmente. También facilita los eructos y disminuye los problemas de reflujo y de cólicos. De hecho, puedes cargar a tu bebé si tiene una crisis de cólicos para poder calmarlo.
     
  • En la ciudad y en el transporte público, suele ser más práctico y menos complicado cargar a tu bebé que pasearlo en el cochecito. La faja o el porta-bebé también te permitirán alejar a tu bebé de los tubos de escape, y de los virus y las bacterias de la población, ya que estará contra tu pecho, protegido por el tejido, y no cerca de los autos.
     
  • Al cargarlo, tu bebé participa de todas las actividades cotidianas y se integra perfectamente a la vida en familia.

 

Opina sobre este artículo

Mandar por correo